Bienvenido a pilcomayo.net

Inicie sesión para poder acceder a los contenidos exclusivos para usuarios registrados.

Olvidó la contraseña?

Iniciar Sesión

Ingresar

Registrarse

Si todavia no posee su cuenta, complete el formulario. Recibirá un correo electrónico para confirmar el registro

Registrarse

 

Introducción

Nueva Institucionalidad de la cuenca

En la XXXIVª Reunión de Consejo de Delegados se alcanzaron las siguientes decisiones:

  • La instancia de definición política es el Consejo de Delegados, establecido por el Acuerdo Constitutivo de 1995, y contará con una Secretaría que le asista en sus tareas.
  • La instancia de participación de la sociedad civil será el Comité de Coordinación Trinacional cuya conformación y funcionamiento serán definidos mediante una modificación del Reglamento Interno de la Comisión Trinacional. El Comité de Coordinación no tendrá sede permanente y se reunirá con una frecuencia a ser determinada, en coincidencia con las reuniones del Consejo de Delegados que requieran su concurrencia. Estará integrado por cinco representantes de cada uno de sus respectivos Comités Nacionales creados de acuerdo a los criterios de cada país.
  • La instancia técnica de ejecución será la Dirección Ejecutiva creada por el Acuerdo Constitutivo de 1995, cuyas funciones serán revisadas y eventualmente redefinidas en el Reglamento Interno. Estará conformada por una Unidad de Monitoreo y Centro de datos de la Cuenca ; una Unidad de Planificación y Gestión de la Cuenca ; y una Unidad de Comunicación y Participación de la Sociedad.

Fin de la Cooperación de la Unión Europea

El 30 de junio de 2010 se produjo el fin del plazo para efectuar gastos operativos con cargo a fondos de la Unión Europea. El 1º de julio comenzó a ejecutarse el Plan de Cierre del Proyecto Pilcomayo, cuya fecha de finalización fue el 31 de diciembre de 2010.

Dicho Plan de Cierre previó la continuación de ejecución de un mínimo de actividades técnicas, fundamentalmente de monitoreo, hasta el 31 de octubre.

A partir de dicha fecha, para los meses de noviembre y diciembre de 2010, así como para los próximos años, la Comisión Trinacional deberá adoptar las providencias necesarias para garantizar la continuidad del monitoreo hidrológico, de sedimentos y de calidad de agua, imprescindible para fortalecer la consistencia estadística de sus series de datos que le fueran originalmente encomendadas y encarar las actividades adicionales que su Consejo de Delegados defina como prioritarias.

Política Sectorial

La Comisión Trinacional para el Desarrollo de la Cuenca del Río Pilcomayo debe encarar, a partir de enero del año 2.011, una nueva etapa de su existencia institucional.

Ha capitalizado, en sus primeros quince años de vida valiosas lecciones aprendidas:

  • la importancia que reviste para encaminar las discusiones y decisiones de las partes un sólido conocimiento técnico de los procesos físicos que tienen lugar en la cuenca.

  • trabajo llevado a cabo por los especialistas de los países conjuntamente con la asistencia técnica internacional en todas las disciplinas abordadas, en el marco de una cooperación técnica y financiera cumplida con términos de referencia consensuados por las partes y ajustados a las reales necesidades de los beneficiarios de la misma.

  • reconocimiento de la necesidad de formalización de la participación de la comunidad en la institucionalidad de la cuenca y el largo y delicado camino que esta decisión conlleva.

  • búsqueda del consenso con el trabajo perseverante de las Delegaciones para articular las diferentes realidades, visiones y necesidades de los países.

Dichos logros, así como la situación y modernas tendencias en materia de gestión de recursos hídricos, tanto a nivel mundial como regional, le presentan un camino de consolidación y profundización de los esfuerzos de cooperación ya realizados en pos de la integración y el mejoramiento de la calidad de vida de los pueblos.

Ese camino debe ser transitado en las diferentes, cambiantes y complejas realidades propias de los países, con requerimientos apremiantes a satisfacer, a las que la gestión integrada y armónica de los recursos hídricos de la cuenca del Pilcomayo debe contribuir.

La construcción y el fortalecimiento de la confianza entre los actores, en sus diferentes instancias y niveles, aparece como una excelente guía en ese difícil camino con crecientes desafíos.

Un primer desafío a afrontar en forma inmediata es, basados en una profunda convicción de la visión de cuenca y de los principios rectores de Política Hídrica que sean consensuados en el proceso de socialización del Documento Base del Plan Maestro de Gestión Integrada, la consolidación y el eficaz y eficiente funcionamiento de todas las instancias de la nueva institucionalidad de la cuenca.

Logrado ello, en el mediano plazo, acometer un segundo desafío, con las tres instancias de gestión de la cuenca en adecuado nivel de funcionamiento, de profundizar - avanzar - en la gestión de los recursos hídricos de la cuenca transfronteriza con las realizaciones estructurales y no estructurales necesarias que proporcionen adecuadas respuestas a las demandas detectadas de sus actores.